El Unicornio de Shin responde: Agradece siempre y multiplicarás.

– Shin: Y cómo dejar de quejarme, de resistirme, de criticar. Según me haces caer en cuenta, quizás, sin saberlo, tanta negatividad me sea más tóxica que esas relaciones de las que tanto me quejo.
– Cono: Así es, preciosa. Sencillo, incorpora el hábito de cada vez que te des cuenta de que estás respirando o tus pies se mueven hacia algún lugar o dan un paso más, agradecer, agradecer y agradecer. La gratitud hacia todo cuanto se presenta en nuestra vida más allá de nuestra elección, decisión o gusto, abre portales de grandes benciciones. Es fluir hacia la maestría en la que vinimos a graduarnos en esta vida. Ello no está reñido con que hayas de tomar decisiones en dirección contraria o que hayas de conformarte con lo que llegue, sino que si los resultados de tus acciones no generan el resultado que esperabas, pues simplemente, camina a través de ello, no luches, no entres en guerra. Suelta el resultado de tus acciones o decisiones, observa y escucha para qué atrajiste aquella experiencia. Descubre y aprende qué lección para tu felicidad oculta escondida la adversidad .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba